Mantenimiento preventivo de notebook: 5 acciones que evitar

Mantenimiento preventivo de notebook: 5 acciones que evitar

Mantenimiento preventivo de notebook: 5 acciones que evitar

Al tener un notebook, ¿alguna vez te has preguntado si hay acciones que podrías hacer periódicamente para mejorar su rendimiento? A esto le llamamos mantenimiento preventivo. En lo que sigue te contaremos sobre sus características y los errores más frecuentes que puedes evitar.

Si quieres saber cómo cuidar tu equipo para evitar que se ponga lento o que debas reemplazarlo antes de tiempo, aquí encontrarás una lista de errores comunes que pueden interferir en el correcto funcionamiento de tu equipo.

Diferencia entre mantenimiento preventivo y correctivo de computadoras

Prevenir es precisamente tomar acciones para asegurar el bienestar de tu notebook, como evitar el polvo, derrames de líquidos, etc. Con eso estarás cuidando tu dispositivo y evitando fallas para conseguir el mejor rendimiento posible. Pero, cuando estas medidas ya no funcionan y tu equipo deja de trabajar, cobra relevancia la diferencia que existe entre el mantenimiento preventivo y correctivo de computadoras.

El mantenimiento de notebook se considera correctivo cuando tu equipo tiene problemas de funcionamiento que no se pueden resolver con soluciones simples, como el reinicio. Un ejemplo es la restauración completa del sistema operativo debido a un virus, o el cambio de componentes por sobrecalentamiento.

Mantenimiento de notebook: ¡No realices estas 5 acciones y alarga la vida útil tu equipo!

Hay varias acciones que puedes tomar para mantener tu equipo funcionando como debería, pero es crucial saber lo que directamente perjudica el sistema. Evitar caer en malas prácticas, como:

1. Apagar el equipo de manera incorrecta

El apagado forzado (es decir, cualquier forma de apagar tu notebook que no sea siguiendo el menú) puede causar varios problemas, como pérdida de datos, corrupción de archivos y daños en el sistema operativo.

Por estas razones, siempre es recomendable apagar y encender el equipo usando el menú del sistema operativo. Así, te aseguras de que tu computadora complete cualquier proceso pendiente para evitar errores en el sistema.

2. Exposición prolongada al sol y al calor

¿Sabías que los notebooks están diseñados para funcionar dentro de un rango de temperatura específico?

Por lo general, tu equipo trabajará sin problemas mientras esté entre los 10° C y 35° C. Si lo expones al sol y al calor por largos periodos de tiempo, esto puede causar problemas y daños como:

  • Sobrecalentamiento: el exceso de calor afecta el rendimiento de los componentes internos, como el procesador y la memoria, y puede causar apagados inesperados para proteger el equipo, que generan pérdida de datos y errores en el sistema.
  • Deterioro de la batería: el calor excesivo también puede afectar la vida útil y el rendimiento de la batería, que tiende a hincharse por efecto de la temperatura.
  • Pérdida de calidad de materiales y pantalla: la luz solar directa pueden deteriorar los materiales de la carcasa, causando decoloración, deformación o grietas. Además, la pantalla LCD puede sufrir daños permanentes en los píxeles o comenzar a tener manchas.

Pero, ¿cómo cuidar tu equipo si vives en un lugar donde las temperaturas son altas, sobre todo en verano? Una buena medida es tener una base de enfriamiento para ayudar a mantener tu equipo fresco.

3. Acumulación de archivos y programas innecesarios

Tener archivos y programas que no necesitas puede afectar la eficiencia del sistema, porque reducen la cantidad de espacio disponible en el disco duro.

Cuanto menos espacio tienes, menor es la capacidad del sistema para correr otras aplicaciones o ejecutar tareas básicas, lo que ralentiza el rendimiento del equipo.

Igualmente, hay algunos programas que se inician en segundo plano cuando enciendes tu dispositivo. Esto significa que, sin saberlo, tener estas aplicaciones que no utilizas instaladas en tu notebook puede alargar el tiempo de inicio al encender el equipo.

4. Tener un antivirus desactualizado

Cada día se detectan cerca de 560.000 infecciones de malware. Y eso no es todo, sino que todo el tiempo surgen nuevos tipos de amenazas donde los ciberdelincuentes pueden infectar tu computador de maneras más creativas.

Ahora, ¿qué pasa si tienes un antivirus desactualizado? La respuesta corta es que te expones a todo tipo de vulnerabilidades, como:

  • Infecciones: sin una protección adecuada, tu notebook es presa fácil de virus, gusanos, troyanos, ransomware y spyware. Estas amenazas pueden robar información personal, dañar archivos, ralentizar el rendimiento del sistema y, en casos extremos, dejar el equipo inoperable.
  • Pérdida de datos: algunos tipos de malware están diseñados para eliminar o cifrar archivos, lo que puede resultar en la pérdida de datos importantes. No contar con un antivirus actualizado aumenta el riesgo de perder información valiosa.
  • Reducción del rendimiento: muchos tipos de malware consumen recursos del sistema, como la memoria RAM y la capacidad de procesamiento. Esto hace que tu equipo trabaje más lento de lo que debería. Además, algunos virus pueden generar una gran cantidad de tráfico de red, disminuyendo la velocidad de tu conexión a Internet, tanto para ti como para otros usuarios de la misma red.

5. Obstrucción de las rejillas de ventilación

Las rejillas de ventilación permiten la entrada y salida de aire para mantener tu equipo fresco, pero ¿te has puesto a pensar en cuánto polvo se puede acumular en ellas?

Aunque seas una persona cuidadosa, las partículas de polvo y suciedad se pueden adherir fácilmente al sistema de ventilación de tu equipo, ya que son muy pequeñas y difíciles de controlar. También puede ocurrir a causa de algo tan sencillo como ubicar tus libros y otros elementos tapando la rejilla sin quererlo.

Cuando las rejillas están obstruidas, esto puede provocar un aumento de la temperatura interna, en especial si tu dispositivo no cuenta con tecnologías de enfriamiento como el Aeroblade 3D de Acer.

¿Qué tipo de consecuencias tiene esto en el rendimiento? Varias, entre ellas:

  • Ralentización del sistema: cuando los componentes internos, como el procesador y la tarjeta gráfica, se calientan demasiado, su rendimiento disminuye. Te darás cuenta, porque tu equipo comenzará a trabajar más lento, con bloqueos o incluso apagados repentinos.
  • Acortamiento de la vida útil de los componentes: el calor excesivo también puede acortar la vida útil de piezas como el procesador, la tarjeta gráfica, la memoria RAM y el disco duro. Esto se traduce en reparaciones costosas o la necesidad forzada de reemplazar tu notebook.

Disfruta al máximo el rendimiento de tu equipo Acer por un largo tiempo

Además de los consejos antes mencionados, si tienes un notebook Acer, ya debes saber que la experiencia no termina ahí, sino que pasas a ser parte de la familia.

Por otro lado, si quieres adquirir uno, debes saber que la marca se destaca por su servicio técnico, con profesionales especializados que te darán recomendaciones y contestarán todas tus dudas sobre mantenimiento preventivo y correctivo de computadoras.

La Comunidad Acer, al igual que nuestro sitio, constantemente genera contenidos que te pueden ayudar a poner en práctica consejos para el cuidado de tu equipo, conocer los videojuegos y programas acorde a sus requisitos y explorar la posibilidad de hacer un upgrade.

Ya sea porque estás en busca de un sistema de ventilación, una pieza o derechamente te decidiste por un nuevo modelo, encontrarás todo esto y mucho más al visitar la Acer Store.

Te podría interesar

Conoce los modelos de notebook Acer que hay para ti en este Cyber

Si quieres un notebook Acer y aún no