El antes y el después: la historia del notebook ultraliviano

El antes y el después: la historia del notebook ultraliviano

¿Cómo evolucionó la tecnología hasta llegar a un notebook ultraliviano? Es difícil imaginar que la primera computadora de la historia ocupaba toda una habitación y apenas podía realizar algunos cálculos simples. No fue sino hasta 1985 que Toshiba lanzó al mercado europeo la primera computadora portátil del mundo con un conjunto de funciones básicas y fácil de transportar. Hoy, apenas unas décadas más tarde, puedes ejecutar exigentes software desde un notebook ultraliviano, moderno y poderoso.

Es interesante conocer la evolución que ha tenido esta tecnología en las últimas 3 décadas y cómo estas grandes máquinas en forma de maletas, llegaron a convertirse en el notebook ultraliviano y ultradelgado de poco más de 1 kg que se conoce hoy.

Los primeros pasos hacia un notebook más liviano

El concepto de notebook “liviano” y “portátil” ha sufrido varios cambios a lo largo del tiempo. Los usuarios se conformaban con poder llevar su computador a cualquier parte sin importar su peso, dimensiones o autonomía de la batería (si es que la equipaba). Pero, las exigencias fueron cambiando y la tecnología de las grandes industrias lograron responder a esas necesidades.

Por ejemplo, el primer notebook portátil comercial en realidad fue el Osborne 1, un costoso computador de casi 2 mil dólares con el que los usuarios podían realizar hojas de cálculo, procesar textos, gestionar bases de datos y correos electrónicos. El problema era que “portátil” no significaba necesariamente “cómodo”, ya que el equipo pesaba más de 10 kilogramos, no tenía batería integrada y sus dimensiones lo hacían bastante incómodo de trasladar.

En este sentido, la propuesta de Toshiba, aunque un poco más básica, respondía a lo que los usuarios del momento buscaban en cuanto a portabilidad, y con la introducción al mercado de estos precursores, surgieron nuevas propuestas, como la famosa PC Convertible de IBM de 1986 y la Compaq SLT/286 de 1988 que integraba una batería interna.

Una década de mejoras 1990-2000

La década de los noventa introdujo avances significativos en materia de portabilidad, autonomía, navegación y diseño. Por ejemplo, en 1991 Apple replanteó su concepto de la Macintosh Portable del 89 que no había sido bien recibida y lanzó la línea PowerBook en 1991 que tendría presencia en el mercado hasta 2006. Con este equipo, presentó un concepto de notebook liviano con un diseño en forma de carpeta que recordaba un poco el estilo notebook del NEC UltraLite de 1989.

Casi al mismo tiempo, en 1992, Microsoft e Intel trabajaron de la mano para desarrollar una especificación de Administración Avanzada de Energía (APM) para computadores portátiles que marcó otro hito en la historia del notebook ultraliviano.

En 1997, Acer absorbe la compañía Texas Instruments e incursiona en el mercado de computadores portátiles, lanzando su primera serie Notebook Acer Aspire, con un diseño moderno, ligero y más compacto. En los años posteriores, se introdujeron nuevas funciones y se optimizaron aspectos como la capacidad y tecnología de almacenamiento, pantalla y procesamiento de información. Esto sería el abreboca para un nuevo milenio con nuevas sorpresas y avances.

Los avances del nuevo milenio para un notebook más liviano

Con la llegada del nuevo milenio y el panorama tecnológico más claro, las compañías comenzaron a innovar en busca de un notebook más liviano que ofreciera las mismas prestaciones que se habían alcanzado en los ordenadores de escritorio, pero con las ventajas de un computador portátil.

Por ejemplo, a principios del año 2000 se lanzó el primer notebook convertible del mercado, el Acer TravelMate C100, aprovechando en un notebook las facultades de una pantalla táctil para la navegación. Mientras que en 2008 lanzó su primer computador ultraportátil, el notebook Acer Aspire One, con una pantalla táctil de apenas 10 pulgadas y 1 kilogramo de peso.

Tras haber logrado en 20 años disminuir el tamaño de los componentes más importantes, el nuevo desafío se enfocó en la optimización de las capacidades de cada uno de estos componentes. La tecnología usada en las pantallas LCD y la optimización de componentes como la batería, permitieron aligerar el peso en las espaldas de los usuarios.

Por ejemplo, los sistemas de almacenamiento con sus unidades de disquete de 3,5 pulgadas y las unidades de DVD, evolucionaron en sistemas más compactos para la transferencia y almacenamiento de datos como el USB o el USB type-C. Esto redujo unas cuantas pulgadas en el espesor del teclado.

Al mismo tiempo, algunos componentes como el disco duro, habían impuesto una barrera límite que impedía seguir disminuyendo las dimensiones. Progresivamente, se lograron significativos avances hasta alcanzar los discos de 1,8 pulgadas que marcarían un punto de partida para concentrarse en escalar la capacidad de almacenamiento.

Ultrabook: un Notebook más liviano y poderoso

Es sorprendente cuando comparas las capacidades de hace apenas 2 décadas con las prestaciones de los equipos más modernos. Aunque la demanda de recursos de los software de hoy también ha escalado considerablemente para ofrecer una mejor experiencia y desempeño, las velocidades de conectividad, autonomía y capacidad almacenamiento en los portátiles actuales permiten realizar todo tipo de actividades y correr videojuego de alta exigencia en cualquier momento y lugar.

Por ejemplo, aunque en 1991 se integraron los módems en los notebook, la velocidad máxima apenas superaba los 14,4 Mbps a través de conexión por Ethernet. Pero, actualmente los notebook son capaces de superar los 867 Mbps a través de conexión Wifi. Como referencia, el Notebook Acer Swift 3 cuenta con tecnología Wifi 6, cuya latencia es menor y no se congestiona con la conexión de varios dispositivos en simultáneo.

Otro componente clave que optimizó el funcionamiento de los portátiles actuales es la adopción del disco duro en estado sólido (SSD). Las capacidades de este tipo de discos de almacenamiento se encuentran entre los 120 GB y los 4 TB. Sin contar que sus dimensiones permiten que el espesor y peso del notebook no tenga que incrementarse innecesariamente.

Un buen ejemplo en esta materia es el Notebook Acer Book RS Porsche Design, que tiene una capacidad de almacenamiento de 1 TB SSD y cuyas dimensiones se compactan en un diseño moderno de 15.90 mm de espesor y apenas 1,2 kg de peso.

Además de un equilibrio perfecto entre tamaño, peso y distribución, muchos de los equipos modernos ultralivianos cuentan con alta resolución en la pantalla, un procesador potente y una autonomía de hasta 15 horas de duración. Suficientes capacidades para trabajos de diseño, renderización, arquitectura, edición y gaming.

En definitiva, tras recorrer estos casi 40 años de evolución en computadores hasta llegar a la versión más moderna de un notebook ultraliviano, se hace evidente el gran salto que han logrado las compañías tecnológicas. En la Acer Store, puedes encontrar un notebook ultraliviano moderno, ligero y potente que se ajuste a tus necesidades. Accede al catálogo y compara las prestaciones de cada opción.

Te podría interesar

Conoce los modelos de notebook Acer que hay para ti en este Cyber

Si quieres un notebook Acer y aún no