5 consejos para mantener la vida útil de un notebook

5 consejos para mantener la vida útil de un notebook

Dependiendo de la marca y las características técnicas, un portátil puede trabajar perfectamente unos 3 a 6 años. Pero claro, hay un aspecto fundamental para alargar la vida útil de un notebook, y es el cuidado que le des.

Con buenas prácticas de uso, puedes hacer que tu notebook supere la barrera de los 6 años en buen estado o al menos evitar el deterioro de los principales componentes, que suelen ser también los más costosos.

Hoy verás cómo cuidar una laptop para evitar fallas técnicas, gastos innecesarios y la posible pérdida de información esencial para ti.

Cuidados de una laptop: ¿cómo hacer que tu notebook dure más?

1. Temperatura y ventilación

El sobrecalentamiento es una de las principales amenazas para la vida útil de un notebook. Ocurre cuando tu equipo está expuesto a exceso de calor, y puede causar desde fallas de hardware hasta daños permanentes. 

No siempre es la temperatura ambiente lo que causa el sobrecalentamiento, también hay malos hábitos que necesitas evitar como:

  • Evitar poner el notebook sobre tus piernas. El contacto con la piel puede calentar más el equipo.
  • Nunca usar el portátil sobre superficies muy densas o que puedan bloquear la ventilación, como almohadas y cubrecamas.

Dicho esto, si eres de las personas que acostumbra a mantener el notebook encendido sobre la cama, es importante que no lo sigas haciendo, ya que esto puede bloquear las entradas y salidas de aire.

Por otro lado, para prevenir el sobrecalentamiento es recomendable que ocupes el notebook sobre una superficie lisa y de un material que disminuya el estrés térmico, como el vidrio, la madera y el cartón comprimido.

Si estás en proceso de armar tu home office, toma en cuenta esto al momento de elegir un escritorio.

2. Limpieza externa

La acumulación de polvo puede hacer que los componentes de tu notebook comiencen a retener calor, haciendo que sea más difícil para los ventiladores mantener la temperatura a niveles adecuados. Con esto, la eficiencia de tu equipo empieza a disminuir, sin mencionar que aumenta el riesgo de fallas críticas.

Puedes evitar que esto suceda llevando tu equipo a servicio técnico cada ciertos meses para limpiar los componentes de la placa base y otras áreas importantes. Los profesionales de mantenimiento cuentan con las herramientas necesarias para una limpieza óptima, y pueden darte consejos para mantener tu notebook trabajando al máximo.

Ten en cuenta que este tipo de limpieza no es algo que deba tomarse a la ligera, ya que hacerlo por tu cuenta podría exponerte a voltajes peligrosos. La limpieza de componentes superficiales, como teclados y pantallas, es una tarea más sencilla que sí puedes realizar personalmente.

Aquí necesitarás algodón, un paño de microfibra, alcohol isopropílico al 70% (nunca uses alcohol etílico u otros limpiadores) y, preferiblemente, una aspiradora compacta para asegurarte de remover bien el polvo del teclado. Cuando limpies la pantalla, rocía el paño y no directamente el monitor; limpia sin aplicar demasiada presión y, luego, seca de inmediato.

3. Protege tu equipo de virus

Tener instalado un buen antivirus sigue siendo uno de los cuidados de una laptop que no puedes olvidar.

Los malware pueden afectar tu dispositivo de muchas maneras: interfiriendo en el comportamiento normal de ciertos programas, sustrayendo información confidencial como fotografías y contraseñas, o causando daños al sistema que aceleren el deterioro de tu notebook.

Si tienes un equipo con Windows 10 o superior, no hace falta que descargues un antivirus complementario, ya que tu sistema operativo viene de fábrica con Windows Defender. Esta app nativa incluye dos modos de protección: activa y pasiva.

  • La protección activa se habilita cuando usas Windows Defender como aplicación antivirus predeterminada. Aquí, los archivos se escanean, las amenazas se corrigen y las amenazas detectadas se enumeran en informes de seguridad.
  • En la protección pasiva, los archivos se escanean y se informa de las amenazas detectadas, pero el antivirus no las corrige. Este modo se habilita cuando instalas otro software antivirus y lo configuras como predeterminado.

Ya sea que decidas ocupar Windows Defender o utilizarlo en conjunto con otro antivirus, asegúrate de mantener siempre algún tipo de protección habilitada. Cuando vayas a descargar archivos o instalar programas, hazlo de fuentes confiables como la web oficial de la empresa responsable.

4. Mantén el sistema actualizado

Windows te informa periódicamente de actualizaciones disponibles para tu sistema operativo a través de Windows Update, un módulo que viene instalado de fábrica. Las actualizaciones pueden ser de calidad o de funciones:

  • Las de calidad incluyen correcciones a problemas de seguridad y otros errores reportados.
  • Las actualizaciones de funciones, que están disponibles dos veces al año, expanden las funcionalidades del sistema para que puedas aumentar tu productividad o aprovechar tu equipo de maneras distintas.

Así como es importante contar con un antivirus para prevenir ataques informáticos, la actualización permite disminuir el riesgo de malware gracias a que soluciona brechas de seguridad. Eso decir, puntos ciegos que los virus podrían utilizar para ingresar e instalarse en tu sistema.

5. Cuidado de la batería

Por último, si quieres saber cómo cuidar una laptop, la batería es uno de los componentes más importantes en la lista.

Cuando una batería cumple su ciclo, irremediablemente se tiene que cambiar; por eso, lo ideal es que los ciclos se cumplan de manera natural y no antes de tiempo.

Ahora, ¿qué es un ciclo? En pocas palabras, es la descarga hasta 0% y la posterior recarga hasta el 100%. Por lo tanto, si dejas que tu notebook se descargue hasta el 50% y después lo cargas por completo, eso contaría como la mitad del ciclo.

En promedio, una batería puede durar unos 500 ciclos o más. Para extender su vida útil, puedes poner en práctica los siguientes consejos:

  • Apaga tu equipo o ponlo en modo de hibernación cuando no vayas a usarlo por un tiempo. Así evitarás que la batería se descargue innecesariamente.
  • En Windows 10, tienes el modo de ahorro de batería, que puedes configurar para que se active automáticamente cuando tu notebook esté al 20%. Por lo general, este se considera un porcentaje adecuado para poner a cargar tu equipo si tienes una batería de iones de litio.
  • En este último tipo de batería, también se recomienda no dejar conectado el equipo luego de haber conseguido el 100% de carga, esto para evitar que un desgaste acelerado.

Otro aspecto que influye en el cuidado de la batería es la temperatura. La comunidad de Acer aconseja almacenar tu equipo a temperaturas de 10–30° C para evitar que la batería se descargue más rápido. Dicho esto, procura dejar tu notebook a la sombra y no en exposición directa al sol. 

Tampoco es buena idea poner a cargar tu equipo muy seguido, porque estarás agotando ciclos innecesariamente. En lugar de conectarlo a la corriente cuando esté al 50% de carga, deja que llegue al 20% o, conforme las recomendaciones de la comunidad de Acer, permite que se descargue por completo.

Siguiendo estos consejos, podrás extender al máximo la vida útil de tu laptop y, de paso, tus finanzas personales. Ahora, recuerda que todo notebook tiene un ciclo de vida y, llegado el momento, puede que la mejor decisión para tu productividad y seguridad informática sea reemplazarlo, sobre todo cuando ya no hay actualizaciones de sistema disponibles o cuando el rendimiento se ha visto notablemente comprometido.

De esta forma, si ya es tiempo de renovar tu equipo, revisa todas las alternativas disponibles en la Acer Store.

Te podría interesar

Festigame 2022: ¿Qué se puede hacer en este festival?

Si eres un amante de los videojuegos, entonces